Andrade, Fernando García (IPNI Cono Sur) y McLaughlin.

 

En la primera jornada del “Simposio Fertilidad 2017”, que organizan Fertilizar Asociación Civil y el IPNI Cono Sur, bajo el lema “Más allá de la próxima cosecha”, Fernando Andrade, del INTA Balcarce, comenzó con las charlas técnicas señalando: “el gran desafío de la agricultura es seguir satisfaciendo la demanda creciente de alimentos, reduciendo a su vez el impacto ambiental de esa producción”.

Y además comentó:

  • “Se está utilizando la tierra más allá de su capacidad de carga productiva, mientras se espera que para 2050 la población mundial aumente entre 50% y 60%”.
  • “Si bien el sector productivo está en condiciones de satisfacer esa demanda (a 2050 se espera un incremento de 200%), hay que pensar en el cómo”.
  • “La agricultura, en primer lugar, es responsable del 30% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI); en segundo lugar, su expansión generó la desaparición del 45% de los bosques naturales. Brasil encabeza el ranking de deforestración en el que Argentina está 9°”.
  • “Otros efectos son la degradación de suelos (5 MHas por año en el mundo). Además, la agricultura utiliza el 90% del agua dulce y el mal uso de agroquímicos y de fertilizantes”.
  • “En el mundo se cultivan 15 M de km2, pero la expansión de la superficie ya no puede ser por la vía principal del incremento de la producción. El camino es que aumentar la eficiencia en el uso de los recursos. En maíz, si lleváramos los rendimientos a 7.ooo Tns aumentaría en 400 MTns la producción mundial. Debemos alcanzar altos niveles achicando brechas de rendimiento”.
  • “Es cada vez más difícil aumentar la productividad sólo con el uso de insumos. Se debe apuntar a las tecnologías de procesos y conocimientos, como el mejoramiento genético de las semillas y el manejo ecofisiológico de los cultivos: densidad y fecha de siembra, agricultura por ambientes, realizar rotaciones y cultivos de cobertura.
  • “En la Argentina, aún utilizamos poco fertilizante y poco riego”.
  • “La humanidad tiene que enfocar su capacidad de innovación en solucionar los problemas del hambre y la pobreza y apeló a la colaboración y cooperación para enfrentar problemas que afectan a todos, como el cambio climático. Hemos construido un mundo desparejo. En lugar del balance financiero, las empresas deberían hacer un balance del bien común”.

Fertilizantes para la agricultura 2025

El irlandés Mike McLaughlin, que desarrolló sus investigaciones en la universidad australiana de Adelaide. En su exposición anticipó que la nueva tecnología pasará por formulaciones más eficientes con polímeros (nanotecnología) “que sincronicen más la oferta del nutriente con la demanda de la planta”.

También predijo que se verán mayores combinaciones entre fertilizantes y bioestimulantes.

En este sentido, anunció la aparición de dos patentes -que podrían estar en el mercado en 2 ó 3 años- relacionados a un zinc soluble en agua y a un producto de liberación lenta con boro (un nutriente que es muy lavable).

Y agregó:

  • “Es necesario prestar atención a las reacciones de los fertilizantes en los suelos y su interacción con distintas propiedades de los mismos. Los agricultores deberían ser cuidadosos con los ‘productos mágicos’, microorganismos o tecnologías que pretenden resolver este problema fácilmente”.
  • “No existe una única vía para mejorar la eficiencia de uso del fósforo del fertilizante. Se requieren estrategias integradas que combinen suelo-ambiente-sistema agrícola. Por ejemplo, en suelos con alta capacidad de absorción de fósforo (como los oxisoles) y suelos calcáreos, el bandeado de fósforo debajo y/o al costado de la semilla ayuda a minimizar el volumen de suelo fertilizado e incrementa la probabilidad de contacto raíz-fertilizante. Otras opciones pueden consistir en seleccionar formulaciones de fertilizantes que minimicen las reacciones de sorción, utilizar cultivos y/o microorganismos que puedan movilizar formas inorgánicas poco solubles en el suelo. Asimismo, el mejoramiento genético de los cultivos para seleccionar variedades con sistemas radicales que conducen a una mayor adquisición de fósforo es un aspecto clave. Ahora bien, y sin lugar a dudas, hacer análisis de suelos y plantas es fundamental para asegurar que el fertilizante fosfatado es utilizado juiciosamente”.
  • “Las actuales oscilaciones de precios de los fertilizantes dependen muchas veces de si China o India están comprando, pero producir fertilizantes requiere de energía que tiene costos crecientes, por lo que a largo plazo es de esperar que la tendencia de precios vaya en aumento”.
  • Frente al desbalance de nutrientes en Argentina porque se extrae mucho más de lo que se aplica, advirtió que en el caso del potasio, “el balance es tan negativo, que puede llevar a una deficiencia prontamente”.
  • “Las restricciones ambientales van a ser cada vez mayores, por lo que los nutrientes se deben aplicar con eficiencia”.