“La ganadería vuelve a tener previsibilidad”

Loa afirmó el presidente del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), Ulises “Chito” Forte en el seminario “Carne Argentina 2030, con la ganadería ganamos todos” que organizó la entidad en Buenos Aires.

El evento contó con más de 1.700 asistentes y otros 3.000 lo siguieron en vivo y en directo por internet.

Participaron funcionarios, legisladores, autoridades de las entidades agropecuarias y del INTA, entre otros.

IPCVA final

“Podemos hacer esta jornada porque ahora tenemos esperanza, hay perspectivas y es un momento en el que la ganadería puede volver a tener previsibilidad. Venimos de un tiempo en el que el Instituto debía promocionar un producto cuya exportación estaba prohibida, así que ahora aceptamos el desafío de recuperar no sólo los millones de cabezas de ganado perdidas sino el desarrollo integral de nuestra actividad”, señaló Forte en su discurso de apertura del Seminario.

“Cuando se dice que se perdieron 10 millones de cabezas de ganado, lo que no se menciona es que eso implica que haya 60 mil productores menos, miles de trabajadores de la carne viendo en peligro su fuente laboral, pueblos vacíos y taperas en los campos. Este Instituto tiene la capacidad de sintetizar a toda la cadena, de poner a disposición del gobierno y de los legisladores todo el conocimiento técnico con el que contamos para llevar a nuestro país de vuelta al lugar que nos merecemos en materia ganadera”, agregó.

“Hemos viajado a Canadá, tenemos en agenda ferias en China, en París y seguiremos ampliando los mercados de la ganadería, porque pese a las malas políticas que hubo, el prestigio de nuestra carne en el mundo está intacto. En este contexto, también vamos a trabajar en pos de los consumidores argentinos, que representan al 90% de nuestro mercado. Si incrementamos en 50 kilos el peso de cada animal faenado, podremos duplicar la capacidad exportadora y podremos abastecer de carne de novillo a los argentinos, a quienes debemos volver a explicarles que es tan tierna y tan sabrosa como la que están comiendo ahora”, finalizó.

Posteriormente, el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, expresó que “es un orgullo estar acá, como Ministro, representando al gobierno pero también compartiendo con mis amigos y compañeros de lucha. En estos cuatro meses hemos tomado medidas importantes para el sector, tales como la unificación del tipo de cambio, la eliminación de retenciones a las exportaciones, ROEs y otros factores distorsivos. No sólo tenemos el compromiso sino también la convicción de abastecer la mesa de los argentinos y del mundo y para eso no se puede restringir las exportaciones. Al tomar estas medidas no nos enfocamos en los aspectos fiscales sino en los sociales, pensamos en los productores pero también en todos los argentinos que están en otros niveles de las cadenas”.

“Como Ministerio vamos a trabajar para dotar de transparencia y previsibilidad el mercado, combatir la evasión y marginalidad y privilegiar a los productores y a los actores de la industria y la comercialización. Queremos terminar con el doble estándar sanitario, trabajar en el tema cueros y con AFIP para disminuir la presión fiscal”, indicó.

Y concluyó: “Forte será el primer presidente del IPCVA que podrá abrir exportaciones, tiene la enorme responsabilidad y el gran desafío de ofrecer nuestra carne al mundo. Sus predecesores han vivido pésimas condiciones, pero desde este gobierno estamos dispuestos a trabajar juntos para abastecer a la Argentina y al mundo de nuestra carne. Ahora es tiempo de demostrar que podemos hacerlo. No hemos bajado los brazos en estos años y ahora este gobierno los invita a confiar, a producir y a invertir para proyectar un futuro mejor”.

Carnicerías versus supermercados

La brecha entre supermercados y carnicerías se sigue agrandando. Lo aseguró Adrián Bifaretti, Jefe de departamento de Promoción interna del IPVCA, que presentó el estudio realizado por el IPCVA sobre consumo interno de carne y la información con la que cuenta el consumidor.

Bifaretti

Bifaretti aseguró que “hemos ido mostrando todos aquellos elementos que permiten ver aspectos que son más estructurales de hábitos de consumos y algunas cuestiones que sí han ido cambiando en los hábitos de consumo. Al consumidor argentino se le dificulta trazar cuál es la relación precio/calidad porque tiene un montón de prejuicios y de falsas creencias en torno a la calidad de la carne argentina”.

“La gente se enfrenta a una enorme dispersión de precios que hemos analizado desde tres puntos de vista. Una de ellas está ligada a la calidad, según categoría de hacienda. Cuando analizás la diferencia de precios entre carne de ternera y de novillo tenés una diferencia de precios de calidad del 18%. Esa es la dispersión en calidad de carne. Hay otra dispersión ligada a los puntos de venta: cuando comparás marzo 2016 y marzo 2015, la carne aumentó un 44%; ahora, cuando ves cuánto aumentó en supermercados, el promedio nos da un 54% y en carnicerías un 41%”, continuó.

“El mayor aumento se dio en supermercados. En diciembre teníamos el kilo promedio de carne a $ 108.- en supermercados y de $ 104.- en carnicerías; una diferencia de $ 4,- , pero en marzo tenemos una diferencia de $ 13.-, la brecha entre supermercados y carnicerías se viene agrandando”, agregó.

“Algo que tenemos muy en claro es que, la diferencia, no está asociada a la calidad. En carnicerías se vende más hacienda liviana y más cara que en los supermercados, sin embargo la carne está más barata en las carnicerías. Desde el puno de vista del consumidor, cuando se analizan algunos cortes en particular, estamos hablando de diferencias según los puntos de venta de entre 30% y 35%. En el salto de precios de distintos cortes de marzo de 2016 comparados con marzo del 2015, lo que se ve es que en carnicerías el ajuste es parejo en todos los cortes mientras que en supermercados se ve que han aumentado más los cortes más caros en relación con los cortes más baratos”, indicó.

“El estudio, que estará en breve en la web del IPCVA, analiza en forma exhaustiva el movimiento de los consumidores ante los aumentos de precios, la inflación y desconocimiento del mercado”, dijo.

“Hay enormes posibilidades de trabajar para agregar valor a la carne argentina: la información nutricional, contenido graso, el origen… son infinitas las posibilidades de trabajar para agregar valor. Hay que tratar de facilitarle al consumidor el proceso de construcción de la relación precio/calidad, la carne debería empezar a hablar en términos de valor, no de precios, sino de valor, habría que pensar en darle mayor información al consumidor”, finalizó.

Demanda global

Por su parte, el Presidente del INTA, Amadeo Nicora expresó que “hay una demanda global creciente de todas las carnes en el mediano y en el largo plazo y se habla de que para el año 2050 la demanda global de alimentos será alrededor del 70%. En el mundo hay una oferta de carne con crecimiento moderado y para países como el nuestro, que tenemos la capacidad de producir y de ofrecer más, es una oportunidad excelente”.

Nicora

“La ganadería es la base del desarrollo rural y territorial. Hace 30 años la agricultura era la actividad que hacía que el hombre permanezca más en el territorio, hoy en día el nuevo factor que va a permitir la ruralidad en la Argentina es la ganadería”, dijo y agregó que “hay deudas que tienen la institución con el sistema ganadero. Tomemos las palabras del Ministro que dijo que desde su cartera le preocupa y nos pide a todos que nos pongamos al frente de las cuestiones sanitarias porque estamos viviendo la aparición de enfermedades emergentes como consecuencia del cambio climático”.

“Nos hemos equivocado”

El titular de la Federación Gremial del Personal de la Industria de la Carne y afines, José Alberto Fantini, aseguró que “en el pasado estuve convencido de que si se cerraban las exportaciones la carne iba a ser más barata para los argentinos. ¡Qué equivocados que estábamos! Ahora hay un gobierno que no es el que esperábamos que ganara, pero ante las medidas que tomó empezamos a tener alguna esperanza”.

Fantini y Barra

“Tenemos 16.000 trabajadores menos, 152 frigoríficos han cerrado sus puertas, y eso implica un gran costo humano para el sector”, se lamentó.

“El gobierno actual dio un puntapié inicial con medidas que ha tomado, pero sabemos que va a llevar tiempo recuperar lo perdido”, señaló y agregó: “No queremos perder más fuentes de trabajo. No queremos seguir perdiendo la dignidad del trabajo, ni seguir con la incertidumbre que da el ir cada día a un frigorífico que no sabemos si va a estar abierto. Podemos recuperarnos. El otro día le decía a los compañeros, el tren pasa y tenemos que subirnos. No nos podemos quedar en el andén. Hemos cometido errores, creyendo cosas que eran erradas. Nos desengañamos, pero ahora hay que recuperarnos”.

Por su parte, el integrante del secretariado general de la UATRE, Alberto Barra, expresó que “distintos estudios y apreciaciones indican que el sector ganadero podría duplicar la producción actual de nuestro país. Pero para hacer eso se necesita una verdadera política de estado y un Estado que en estos años estuvo ausente. Hemos tenido un parche sobre otro; ahora es tiempo de cambiar las cosas”.

Y aseguró: “Con las políticas del gobierno anterior, perdimos miles de puestos de trabajo en el sector, porque los productores empezaron a despedir gente, no por gusto sino por necesidad. Así, el que tenía dos mensuales, dejó uno. El sector ganadero es demandante de mano de obra calificada, permanente y perdurable. Y los pueblos del interior se sustentan por este tipo de trabajadores”.

Frigoríficos ante el desafío

“Es imprescindible combatir la informalidad impositiva, ambiental y sanitaria en el sector. La inversión debe ser de todos los participantes de la cadena”, dijo en su presentación y agregó: “Tenemos que tener mayor oferta como por ejemplo de novillo, materia prima que necesitamos para que la producción crezca”, afirmó el vicepresidente del IPCVA, Jorge Torelli.

Torelli

Luego, el empresario Gustavo Khal expresó: “Estamos en una oportunidad histórica para toda la cadena de la carne. El crecimiento de la demanda será mayor que la oferta en los próximos años. Las condiciones para lograr el crecimiento son la no restricción a las exportaciones y un tipo de cambio competitivo. Por eso, es fundamental volver a invertir en genética, tecnología, capacitación y mejorar la productividad para ser más competitivos. Se necesitan nuevos mercados como Estados Unidos y China entre otros, y acceder con otras carnes”.

“Son importantísimas las políticas públicas, que involucren lo público y lo privado. Hay que formalizar la cadena de la carne; tener un marco regulatorio a largo plazo y modernizar el mercado interno. El diálogo con el gobierno actual es el día y la noche con lo anterior. Inversión, mayor oferta para el acceso a los mercados, formalidad y mayor control impositivo, sanitario y provisional es lo que necesita el sector”, concluyó.

Volver al podio de exportadores

El economista Javier González Fraga, por su parte, se refirió a la política económica argentina y el futuro de la industria ganadera a partir del segundo semestre del 2016. “El gobierno anterior nos dejó al borde del colapso. Aislados del mundo, lo que hace más difícil la política actual y hace más difícil la recuperación económica”, sostuvo y añadió que “hoy hay un inicio del proceso de inversión espectacular en la Argentina. Hay que prepararse para una economía que vuelva a crecer en base a la inversión y no al consumo”.

“Se vienen medidas de otro tipo. El anuncio de un plan fiscal que consolida una propuesta anti-inflacionaria más precisa, y planes que, en lugar de un relato hacen servicios en base a la obra pública, concentrada en el plan Belgrano. Tendremos rápidamente una evolución de las reservas del Banco Central, que el dólar deje de ser un recurso escaso”, explicó y aseguró que “el segundo semestre será distinto. Habrá una reactivación en base a la inversión. Vamos a ver un fuerte crecimiento de la actividad agropecuaria y agroindustrial”.

González Fraga también sostuvo que “hace falta la decisión política de convertir al país en una potencia ganadera, necesitamos la definición de colocar a la Argentina en el podio de los mayores exportadores de carne”.

“La industria ganadera es la más grande, la que más empleos da. Tenemos la actividad que más futuro tiene en Argentina. Tengo optimismo ya que, si la política nos acompaña, si la Argentina consolida una vuelta a los equilibrios macroeconómicos en el contexto de una economía que crece en base a la inversión, la ganadería es una protagonista imprescindible. Debemos apostar a una Argentina que es una potencia ganadera”, finalizó.

La mesa de enlace y la ganadería

El presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa, señaló: “Es muy importante que los cuatro presidentes de las entidades estemos sentados acá, por lo que es evidente que la Mesa de Enlace goza de buena salud, para sacar a los productores adelante. Tenemos una tarea muy grande, para la cual primero deberemos fijar el objetivo. Lo importante es que están claras las reglas de juego. De hecho, el Ministro Buryaile lo expresó hoy en su mensaje”.

Y añadió: “la carne argentina es como el champagne en el mundo. Es algo que todos valoran. Por eso tenemos que tener compromiso y participación; ir adelante sin miedos, sin falsos orgullos. Y eso no es sólo función del gobierno, sino que depende también de todos nosotros”.

Luego, el titular de Coninagro, Egidio Mailland, señaló que “hay que volver y mantener las fantásticas maquinitas que son las vacas; para eso hacen falta fondos, pero hay que sostener la maravilla del proceso por el que pasa de ternero a novillo –que es de largo aliento- y para eso hay que tener espalda financiera. Sólo así es posible que exista esta fantástica carne que la Argentina produce. Para eso, además, no hay que volver a los errores. No hay que repetir los dislates que se cometieron y que nos costaron tanto”.

Posteriormente, el presidente de Federación Agraria Argentina (FAA), Omar Príncipe dijo que “el Instituto es una muestra y un ejemplo que damos al gobierno y a la sociedad, porque es un ámbito virtuoso donde convivimos y nos sentamos todos los actores de la cadena, para elaborar propuestas y lineamientos de políticas públicas necesarias para la actividad”.

“Tenemos una gran oportunidad y un desafío en este 2016. No hay que desaprovecharlo, especialmente quienes tienen dificultades para mantener su plantel. Tenemos que hacer el esfuerzo y tener la capacidad gremial y política de recuperarlos”, comentó, en referencia a los productores que quedaron en el camino en los últimos años y la caída del rodeo nacional.

A continuación, el titular de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luis Miguel Etchevehere, aseguró que “estamos ante un nuevo amanecer para la ganadería. Pensaba qué suerte hemos tenido al mirar de dónde hemos venido y todo lo que nos tocó vivir, cuando no sabíamos qué iba a pasar y buscamos tener más fuerza trabajando juntos. El tiempo demostró que teníamos más coincidencias de las que creíamos. Hoy tenemos una hoja en blanco por delante; hay que tener la responsabilidad de llenarla. Hoy, el gobierno nos está pasando la posta, nos está diciendo que van a acompañarnos. Y eso implica un enorme desafío. Debemos articular todas las alianzas posibles para que la carne argentina alcance el lugar en el mundo que ganemos con nuestra inteligencia productiva y comercial. Estoy seguro de que estamos a la altura”.

Al cierre del seminario Forte afirmó: “Nosotros nos llevamos tareas para el hogar; con todos los puntos básicos que dijo cada uno de los disertantes, que nos explicaron hacia adónde vamos, cuál es el camino y cuál nuestra función. Aceptamos el desafío. No le tenemos miedo al trabajo; y ahora que tenemos permiso para ser dirigentes mucho más vamos a trabajar. Esta jornada demuestra que es evidente que hay muchas necesidades, pero mucha más es la esperanza. Y les pedimos ayuda para estar a la altura de las circunstancias y para que la carne pueda estar en el lugar que se merece”.

2017-03-13T19:42:57+00:00

Leave A Comment