Bayer-Monsanto: predecir el tiempo vale USD 66.000 M

La compra de una compañía por otra, puede obedecer a muchas razones. En el caso de las empresas proveedoras de insumos agrícolas, significa reducir los tiempos para desarrollar productos y mantener una posición de liderazgo en un mercado caracterizado por una fuerte concentración. Solo 4 compañías proveen el 85% de las semillas y fitosanitarios que se comercializan en los mercados mundiales.

Y la clave es la tecnología digital. Más específicamente, la relacionada con la capacidad de predecir el tiempo. Así lo aseguró el CEO de Bayer, Werner Baumann, al explicar las razones para la compra de Monsanto “ellos están a la vanguardia del sector digital. Por eso, esta adquisición contribuiría a lograr la meta del Bayer de identificar y proporcionar las semillas, fertilizantes y productos químicos más adecuados para los campos en todo el mundo”.

Tractor Claas gdeUn tractor Claas autónomo trabajando en un campo de  la localidad británica de Harpenden. (Foto: Luke MacGregor/Bloomberg)

La mirada de Baumann está explicada en la nota de Adam SatarianoAlan Bjerga en Bloomberg, cuenta cómo trabaja hoy un tractor autónomo, en el campo de 809 Has de Ian Pigott, ubicado en Hertfordshire, a una hora al norte de Londres, y donde se hace una rotación con trigo, oleaginosas, avena y cebada.

“El gigante de 11 Tns, cargado con tantas pantallas parece una cabina de avión, transmite la información de nutrientes al sistema informático del agricultor. Con las previsiones meteorológicas y los datos sobre el uso de pesticidas, lecturas del suelo, y las pruebas de tejidos vegetales tirados por varias piezas de software, Pigott puede mantener control sobre la granja hasta el metro cuadrado en tiempo real sin tener que salir de su oficina alfombrada”, cuentan.

 

Mapa grandeUn mapa SpecTerra muestra las previsiones más altas (azul) y las más bajas (rojo) de rendimiento para el maíz.

“Mediante la predicción de lo que sucederá en el campo, las compañías pueden estar más cerca de los productores para venderles las semillas y cualquier otros productos que deseen vender”, dice en la nota de Bloomberg, Bruce Erickson, director de la Facultad de Agronomía de Universidad de Purdue. “La promesa es inmensa”, asegura.

Por eso, y percibiendo una oportunidad, la inversión fluye hacia la agricultura digital. Según AgFunder, una plataforma de inversión, en el 2014 se invirtieron unos USD 2.300 M en este tipo de compañías. El año pasado esa cifra fue de USD 4.600 M.

Monsanto arrancó en el 2013 en agricultura digital cuando gastó casi USD 1.000 M en The Climate Corporation, fundada por los ex Google, David Friedberg y Siraj Khaliq… y no paró.

Añadió sus propios datos de los ensayos de semillas y ahora su software ofrece recomendaciones de los agricultores sobre qué y dónde sembrar.

También invirtió en Blue River Technology (permite la identificación de malezas desde la PC), HydroBio (produce herramientas que monitorean el uso del agua), y VitalFields, un fabricante de software de gestión de las explotaciones.

Y no fue la única compañía que lo hizo: John DeereDuPont y Syngenta, ha seguido este camino, por la misma razón que explica Ron LeMay, ex presidente de la compañía de telecomunicaciones Sprint, que fundó FarmLink, una compañía de datos: “La agricultura está muy atrás respecto de otras industrias en las que he estado involucrado, en su capacidad para recoger y sintetizar datos y expresarla como soluciones a los problemas”. En la crisis, donde algunos ven peligros, otros ven oportunidades.

2017-03-13T19:42:50+00:00

Leave A Comment