Carnes: Brasil pudrió todo

Con la firma de su Secretario General, Silvio Etchehún, el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Carne y sus Derivados del Gran Buenos Aires y Zona Sur de la Provincia de Buenos Aires (SICGBA) emitió un duro comunicado señalando que “en 13 años los empresarios brasileños dejan sin trabajo a 6.000 argentinos”.

El momento elegido no fue inocente: el negocio de ganados y carnes en Brasil está sumergido en un megaescándalo ante el descubrimiento de embarques en mal estado que ya generó el recelo de los países importadores.

Tanto así, que el domingo por la tarde, el presidente Michel Temer se vio obligado a señalar que “la mafia de la carne no existe”.

 

 

 

El comunicado del SICGBA señaló:

“Se suman más despidos, suspensiones y adelanto de vacaciones en la industria de la carne: Frigorifico Acha, 144 despedidos; Frigorífico BRF, 40 despedidos; Frigorifico Frideco, 120 despedidos; Frigorifico Swift, 34 despedidos; Frigorifico Sugarosa, 60 suspendidos y Frigorifico Glovoaves 12 despedidos”.

“Mas de 2.000 compañeros ya empiezan a vivir los efectos de la crisis internacional e interna por no tener una política adecuada y previsible en lo que refiere al comercio de las carnes”.

“Por tal motivo en el día de la fecha el Plenario de Delegados ha hecho un análisis de la situación que vive el trabajador, A fin de 2005, JBS (por entonces llamado Friboi), el mayor frigorífico de Brasil, de la familia Mendonça Batista, le compró Swift, el 8° exportador en 2004, a Carlos Oliva Funes”.

“Pero el gran salto de Marfrig fue en 2007, cuando acordó comprarle a la familia Bameule el control de Quickfood, cuyas dos plantas de faena, en San Jorge (Santa Fe) y Villa Mercedes (San Luis), la convertían en el segundo exportador del país, Marfrig cerró también la compra del cordobés Estancias del Sur de la grupo Macri y del bonaerense Best Beef (Vivoratá) Más tarde adquirió también Mirab, una planta de elaboración de jerky-beef (snacks de carne) en Pilar”.

“Los brasileños actuaron distinto. JBS cerró Consignaciones Rurales, Col-Car, Pontevedra y Venado Tuerto. Hoy sólo faena en la emblemática planta de Swift, en Gobernador Gálvez, Marfrig, por su parte, cerró Vivoratá en 2012, y Estancias del Sur y Hughes”.

El SICGBA concluye afirmando que “la solución a todo esto, es simple, pero los intereses no permiten que se trabaje sobre una política de ganados y carnes con plena participación de todos los sectores”.

Y advierte que “en el caso de seguir las amenazas empresariales por los despidos masivos, el Cuerpo de Delegados, decidió declararse en estado de alerta y movilización para la semana próxima”.

2017-03-21T23:29:40+00:00

Leave A Comment