“El algodón en la Argentina está retrasado”

Sabe de lo que habla. Es Pablo Vaquero, presidente de la empresa de genética de algodón integrada por un grupo de empresarios nacionales que le compró a Monsanto su división Genética Mandiyú, ahora denominada Gensus SA.

La excusa para conversar esta vez con Pablo fue la realización de la jornada en el “Centro de Excelencia Algodonero”, en el predio de la compañía en Colonia La Mascota, ubicado sobre la Ruta Nacional 16, kilómetro 19, en la localidad de Avia Terai en el Chaco.

Entre otras cosas, nos comentó:

  • “En los años ’90, el algodón en toda la región NEA y parte del NOA llegó a cerca millón de hectáreas y hoy el área productiva está en su piso de apenas 320.000 Has”.
  • “La caída tiene varios factores: falta de tecnología y de rentabilidad en algunos años, la alta inversión en insumos y la plaga del ‘picudo del algodonero’ sacó a muchos productores del sistema productivo”
  • “Hoy junto con el INTA, y otros semilleros privados, Gensus viene a incorporar variedades porque el cultivo, en Argentina, estamos muy retrasados respecto del resto del mundo”.
  • “La formalidad del negocios de semillas de algodón hoy está en el 10%. El resto es uso propio indebido o directamente comercio ilegal de semillas”.
  • “El principal problema no pasa por la ley, sino por el círculo virtuoso del uso de tecnología y que exista competencia para que los semilleros traigan las innovaciones”.
  • “Este retraso, también verificado en tecnología de siembra y cosecha, perjudicó a los pequeños productores”.
  • “Hoy el apoyo está puesto en los medianos productores que son los que pueden subsistir con el cultivo”.
  • “Los precios son buenos. En fibra, se paga un 15% más que el año pasado”.

Escuchálo

2017-05-22T21:05:56+00:00

Leave A Comment