“El cambio climático es el reto del siglo XXI”

Esta mañana, el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA) y director por Latinoamérica de la Organización Mundial de Agricultores (OMA), Luis Miguel Etchevehere, habló en la 43ª Asamblea del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA), en Roma.

En nombre de los productores a nivel mundial, Etchevehere planteó los desafíos que enfrentan los agricultores con respecto al cambio climático, al tiempo que comprometió sus esfuerzos para avanzar en el abordaje de la seguridad alimentaria y el cuidado del medio ambiente.

“El cambio climático es uno de los mayores retos del mundo en el siglo XXI”, afirmó Etchevehere, en el marco de la Asamblea de la CSA que responde a la Asamblea General de las Naciones Unidas, a través de su Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Consejo Económico y Social.

lme-en-wfo

“Con una proyección de 10 mil millones de habitantes para 2050, la producción agrícola también debe aumentar en aproximadamente un 70%”, señaló.

Y consideró fundamental implementar acciones para mitigar los efectos del cambio climático que ponen en riesgo la seguridad alimentaria: “la volatilidad climática, los fenómenos meteorológicos extremos y los cambios de temperatura cada vez más frecuentes, ponen aún más en peligro la viabilidad de la agricultura, la forestación y la infraestructura rural alrededor del mundo”.

“Los productores estamos comprometidos en el esfuerzo de producir más alimentos con menos. Además, podemos generar energía renovable, a través de la gestión y almacenamiento de carbono en los suelos y la vegetación”.

Etchevehere destacó: “Ayudar a los agricultores para la conservación de recursos naturales, como el agua y la tierra, debe ser considerada una prioridad, que también tendrá un impacto positivo en la alimentación de una población mundial en crecimiento, el mantenimiento y la mejora de la biodiversidad, y la prestación de servicios cruciales de los ecosistemas”.

“Debemos liderar y estar en el centro del diseño de las estrategias de mitigación y de adaptación en pos de sistemas agrícolas más resilientes y productivos”, aseguró.

Sobre el final de su exposición, Etchevehere detalló las siguientes acciones, consensuadas en el marco de la OMA:

Medidas de apoyo a la agricultura climáticamente inteligente que ofrece ganancias de al menos tres veces en el aumento de la producción de alimentos, la mitigación y la adaptación al cambio climático.

Elaboración e implementación de un marco de financiación ambicioso, en particular para los agricultores de los países en desarrollo, en base a un enfoque sobre incentivos positivos en colaboración con todos los agricultores y cooperativas.

Incrementar significativamente la inversión en la agricultura y el desarrollo de tecnologías a costos accesibles a los agricultores.

– El establecimiento de asociaciones eficaces para la cooperación entre los múltiples agentes interesados, con los agricultores y productores forestales, teniendo a las organizaciones de agricultores en el centro de la misma.

– La transición de los procesos de gestión de crisis hacia los de gestión de riesgos, a través de: el desarrollo de estrategias nacionales en la de gestión de riesgos; asegurando que la agricultura recibe la asignación de agua adecuada para desarrollarse; la construcción de la capacidad de recuperación de las tierras agrícolas a las inundaciones y la sequía; el desarrollo de herramientas para la gestión de los recursos hídricos para usos múltiples.

– El reconocimiento del papel sostenible de la bioenergía en las reglas contables para la mitigación.

– Asegurar una base sólida y robusta con un enfoque justo y equilibrado para construir la confianza necesaria en la inclusión de la agricultura en la Agenda de Desarrollo 2030.

2017-03-13T19:42:48+00:00

Leave A Comment