“Escapar de la cosecha”

“La menor producción esperada en nuestro país con buena demanda llama a escapar de la presión de cosecha mirando el futuro para el trigo”, afirma Lorena D’Angelo, Analista de Mercados y Asesora Comercial y Directora de Escenarios Granarios.

En su último informe señala:

En una semana más corta en el mercado de granos de referencia y local hubo cambios alcistas y bajistas para los precios con un comienzo para el primer rumbo y un cierre para el segundo.

El comportamiento de los valores futuros en Chicago mostró posicionamiento previo al feriado del Día de Acción de Gracias con subas por coberturas de posiciones vendidas y escasa oferta por parte de los productores estadounidenses.

Cuando volvió la operatoria el viernes los precios bajaron presionados por la firmeza del dólar y las mejores condiciones climáticas en Sudamérica que habían impulsado compras anteriores cuando los pronósticos no eran tan alentadores, especialmente en Argentina.

Así el mercado de granos cerró la semana pasada en EE.UU. con bajas por el regreso de los factores fundamentales que continúan siendo mayormente bajista por la mayor oferta de casi todos los productos agrícolas en el mundo.

El cambio de tendencia en los precios solo encuentra esperanza en datos de demanda o algún problema en la oferta de Sudamérica para el ciclo 2017/18.

El Consejo Internacional de Cereales la semana pasada publicó su primera proyección detallada 2018/19 con cifras iniciales que marcan una caída del área a sembrarse con trigo en algunas regiones.

El organismo plantea el hecho de que los bajos precios y grandes existencias motivan una mejor área de siembra en EE.UU. y Rusia, solo compensado con incrementos en Argentina y Canadá.

De esta forma el trigo tiene un factor que puede ser sostén para las cotizaciones futuras pero menos para las actuales que encuentra la oferta de los países del norte muy agresivos en el mercado exportador en el momento del año que ingresa la producción del hemisferio sur.

En Australia la recolección avanza lenta y con perspectivas productivas debajo del ciclo anterior pero mejor de lo proyectado inicialmente cuando el clima no había acompañado los cultivos en las siembras y en el desarrollo. Hoy la situación es historia y la oferta comienza a fluir en el mercado.

En nuestro país el avance de la cosecha alcanza el 21% al jueves pasado según el informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires que mantiene la proyección de cosecha en 17 M de ton mientras que el Ministerio de Agroindustria en su informe mensual de noviembre proyecta una producción 2017/1 de trigo en 18 M ton.

El dato oficial está debajo del año pasado al partir de una menor área de siembra del orden del 6,8% y expectativas de rindes afectados por el clima que acompañó el desarrollo de los cultivos.

A partir de una cosecha inferior, y también stocks iniciales mucho más bajos respecto de ciclos anteriores, la demanda deberá ajustarse respecto del 2016/17, siendo la exportación el componente que deberá ser menor ante un consumo doméstico estable.

Las exportaciones de trigo, que en el ciclo 2016/17 superaron las 12,2 M de ton a partir de los registros de las DJVE aun con cambios en los últimos días a pesar de estar transcurriendo ya el 2017/18, deberán ser menores por una caída en el remanente exportable cercano a los 11 M de ton.

Del dato anterior, que puede cambiar hasta que finalice la cosecha, ya se tiene presentadas DJVE de trigo 2017/18 por un total de 1,74 M de ton frente a las 900 mil del año pasado a la misma fecha.

Para responder a dicha demanda el sector exportador ya lleva compradas 4,8 M ton, un 69,5% superior al año pasado a la misma fecha y superando el volumen actual de compromisos al exterior.

La posición neta comprada de los exportadores lleva a presionar las cotizaciones disponibles con el avance de la cosecha. El precio de trigo en Rosario llegó a $ 2.710 la semana pasada.

El precio del trigo está un 23% arriba del año pasado a la misma fecha ante expectativas de una menor oferta.

Los mejores precios del cereal se observan en las posiciones futuras en el mercado a término, por lo cual el productor que no realizó negocios anticipados debe escaparte a la presión de cosecha actual con herramientas comerciales y financieras para mejorar los resultados.

Aquellos productores que vendieron anticipadamente obtuvieron mejores precios asegurándose logística cuando todos quieren enviar directamente a la demanda cuando están cosechando.

La planificación comercial previa a la cosecha suele obtener buenos resultados más allá de los precios, que sólo es una de las variables a tener en cuenta.

El productor todavía tiene oportunidades para los granos gruesos que se están sembrando, con precios que en muchas estructuras auguran buenos resultados.

En el caso del maíz, los productores tienen ventas anticipadas por un total de 4,21 M de ton, un 12% debajo del año pasado a la misma fecha, con un 33,5% con negocios a fijar.

En el caso de la soja, los productores tienen ventas anticipadas por un total de 5,7 M de ton, casi un 50% arriba del año pasado a la misma fecha, de las cuales un 48,7% no tiene precio establecido y el resto tiene un precio promedio estimado de usd 257 por tonelada.

Este precio estuvo por arriba del promedio de los valores negociados anticipadamente el año pasado durante el mismo periodo. Igualmente el valor futuro actual para mayo 2018 tiene en consideración una mejora del 2,5% por la reducción del derecho de exportación que comienza a operar el primer día del 2018 con una baja mensual del 0,5% desde enero hasta diciembre de 2019 cuando disminuya un 12% en total durante el periodo. ES decir que, más allá del comportamiento del precio de la oleaginosa en el 2018, esta finalizara el año con una suba del 6%.

Sin embargo, el mercado de la soja fluctuará más allá de la decisión del gobierno que mejora el precio. Así el productor argentino tiene que seguir el comportamiento presente y futuro de los precios para tomar las decisiones.

El contexto externo nos muestra valores bajos por la gran oferta mundial, con la cosecha estadounidense en el mercado pero sin definición de la producción sudamericana.

La expectativa del mercado esta puesta en el mercado climático sudamericano que comienza a mediados del próximo mes.

Lo que viene…

El mercado de granos de Chicago muestra poca volatilidad, con comportamiento lateral que limita la obtención de resultados diferenciales para los operadores. Los fondos especulativos continúan vendidos en los mercados que podrían dar sostén a los precios si cubren sus posiciones.

Otras variables de seguimiento en el mercado son:

– El comportamiento del dólar frente a demás monedas

– Demanda de exportación

– Clima en Sudamérica

– Avance de la siembra gruesa en Sudamérica

– Cosecha de trigo en Argentina

2017-11-28T12:08:36+00:00

Leave A Comment