Galicia contra la polilla

Cosecha de papas en A Coruña vigilada por la Xunta debido a la plaga. (Crédito foto: El País)

“Hay motivos para estar preocupados”, afirma Victor Novo, Jefe de Servicio de Sanidad y Producción Vegetal de la Xunta de Galicia, donde la plaga -la polilla guatemalteca- de la papa avanza imparable después de ser detectada en Neda (A Coruña) en el 2015.

Según lo consigna Elisa Lois en su nota en El País, “la plaga, que de momento solo ha causado estragos en las cosechas para autoconsumo, afecta ya a 33 municipios norteños de A Coruña y Lugo, el último, el de Muxía, en la Costa da Morte. Una rápida dispersión muy difícil de atajar de esta frágil pero destructiva mariposa que ahora amenaza las principales zonas de producción con denominación protegida: Bergantiños (A Coruña), la más próxima, y A Limia (Ourense)”.

Novo explicó que no hay garantías de poder frenar esta, la más mortífera de las que atacan a la papa, e impedir que no se extienda a zonas vitales productivas porque son muchas las posibilidades de dispersión del insecto.

“Recomendamos que no se acumulen grandes cantidades de patata porque esta es una plaga de almacén ya que son estos lugares cubiertos los que favorecen la puesta de las larvas, unas 300 de cada hembra fértil que solo vive dos días”, explicó.

Y agregó “la vigilancia y alerta de los productores es crucial ya que en el avance sorprendente de la plaga han pesado las malas prácticas de los productores por el movimiento de mercancías que estaban contaminadas”.

Novo advirtió que “ante este panorama hay que tener miedo porque el problema no está tanto en cultivo familiar para autoconsumo sino en una gran industria de la que dependen tantas familias y que ahora ven su futuro en grave riesgo”.

Los tratamientos de exterminio del insecto y las medidas de prevención del Gobierno central y la Xunta han resultado insuficientes, se han intensificado los controles para impedir la salida del producto de las zonas contaminadas y la Consellería de Medio Rural ha destruido más de 400 Tns de papa, a lo que habrá que añadir la producción de Muxía, el último Ayuntamiento cercado por el insecto.

Más adelante, en la crónica, Lois explica que la Xunta está recabando información para pagarle a los productores las indemnizaciones que les correspondan, las mismas que reciben el resto de afectados en los otros 32 Ayuntamientos y que ya superan los € 176.000. Medio Rural ya ha pagado las ayudas a 1.323 beneficiarios de los que el 23.28% son de la provincia de A Coruña y el 76.72% restante de Lugo.

La Xunta ha colocado una red de trampeo (1.625 unidades) por toda Galicia a base de feromonas que atraen a los machos para controlar la presencia del insecto en cultivos o almacenes y el índice de propagación de la plaga. Pero estos cinturones solo pueden instalarse bajo supervisión de los técnicos para que no tengan un efecto llamada en las zonas no contaminadas.

En los Ayuntamientos declarados como zona tapón, como es el caso de Muxía (A Coruña), los vecinos tendrán que informar de sus plantaciones, con prohibición de comercializar el tubérculo que no esté embolsado y etiquetado, para evitar que salga fuera de los perímetros de seguridad bajo amenaza de fuertes multas administrativas de hasta € 3.000.

2018-04-16T19:45:35+00:00

Leave A Comment