“Hay que evacuar a 10.000”

Es por los desbordes del río Pilcomayo en Salta y que afecta también en Paraguay y Bolivia.

Desde hace días el municipio de Santa Victoria Este está sufriendo afectaciones por la crecidas por las grandes precipitaciones en la cuenta alta y media, lo que que trajo desbordes en el lugar.

Los primeros afectados fueron las comunidades indígenas La Curvita, El Cruce de Santa María, Padre Coll, Pozo la Yegua, Monte Carmelo y los parajes criollos de El Silencio, Rincón del Tigre, Magdalena y Las Palmitas entre otros.

Hasta ayer a la noche había al menos 250 familias evacuadas en los centros acondicionados en el albergue estudiantil de Santa Victoria Este, la escuela primaria y colegio secundario de Santa María y un campamento a orilla de la ruta 54 a la altura del kilómetro 101.

El gobierno provincial preparaba una “evacuación masiva” de al menos 10 mil personas en toda la margen sur, entre Hito 1 y Misión La Paz, en el extremo fronterizo de Rivadavia Banda Norte.

Según consignó El Tribuno de Salta, “los modelos climáticos ya revelaron lo peor: acumulaciones de hasta un metro de agua en varias regiones del sur de Bolivia por las intensas precipitaciones, por los menos para los próximos tres días. Y las previsiones no mejoran para el resto de la semana”.

Ayer en redes sociales difundían pedidos de ayuda y el mensaje para los “amigos del río” era que se necesitaban lanchas para llegar a los lugares donde el agua ya había ganado de mano. “En La Curvita se habían evacuado el miércoles a unas 70 familias, pero quedaban pobladores dispersos y aislados en lugares a los que solo se llegaba en embarcaciones”, señaló El Tribuno.

Empresas como Ahinarca y Ale apoyaron inmediatamente la solicitud y dispusieron unidades y choferes para la tarea. Las dos empresas fueron las que colaboraron con la mayor cantidad de coches, aunque entre todas lograron sumar 80 colectivos y otros 20 vehículos pesados.

Por su parte, Gendarmería y el Ejército movilizaron equipos y campamentos, mientras que el Gobierno de Boquerón, Paraguay, ha dispuesto en Pozo Hondo la ayuda en un territorio más alto, con un campamento para evacuar a las poblaciones más próximas al límite internacional.

 

2018-02-02T15:25:28+00:00

Leave A Comment