Maximizar la productividad

“Microbiolizar la agricultura”, es una iniciativa de Rizobacter para un sistema sustentable y más productivo. A partir de esta iniciativa, sustentada en la microbiología agrícola, se trata de extender la utilización de los microorganismos y sus metabolitos presentes en el suelo, para que solos o en combinación con fitosanitarios y fertilizantes, maximicen la productividad.

Lo que distingue a la propuesta son sus beneficios porque reduce el impacto ambiental negativo de los productos de síntesis químicas y mejora los procesos biológicos y los ciclos metabólicos y fisiológicos de biocontrol y biofertilización de los cultivos.

“Concretamente con la iniciativa Microbiolizar pretendemos cambiar el paradigma químico por un paradigma biológico”, subraya Gustavo González Anta, Director de Investigación, Desarrollo y Servicio Técnico de Rizobacter. “Los microorganismos y sus metabolitos tienen por finalidad sustituir, potenciar o sinergizar el efecto y funcionalidad de diferentes fitosanitarios y fertilizantes desde una visión agronómica y así podemos generar mejoras del medio ambiente”, agregó.

“El proyecto Microbiolizar ya ha dado sus primeros pasos a través de las bacterias fijadoras biológicas de nitrógeno y las diferentes formulaciones osmoprotectoras y de bioinducción, desarrolladas en nuestros laboratorios, que aseguran una adecuada nutrición nitrogenada a los cultivos de leguminosas”, apuntó González Anta.

Además, adelantó que ya se está trabajando en herramientas microbiológicas para una mejor promoción del crecimiento vegetal y nutrición fosforada a través de los microbios PGPM (Plant Growth Promoter Microrganims) y se están desarrollando otros microrganismos solubilizadores de potasio, azufre y zinc.

Por otra parte, desde la microbiología se avanzó en la generación de curasemillas que permiten controlar múltiples patógenos de semillas de trigo y otros cereales de invierno, como es el caso de Trichoderma harziaunum.

“El objetivo es, a través de la microbiología, mejorar la acción de los productos de síntesis química, con beneficios que se traducen en un incremento de la eficiencia y espectro de control de plagas y malezas, con un menor impacto ambiental”, explicó González Anta.

“Las tecnologías microbiológicas aumentan la biodiversidad y mejora la resiliencia de los ambientes productivos agropecuarios. Además, incrementan la captura de carbono y con ello mejora el contenido de materia orgánica de los suelos y reduce los impactos negativos de los gases de efecto invernadero”, puntualizó González Anta.

2017-08-30T10:49:18+00:00

Leave A Comment