Viñas viejas, vinos nuevos

(Foto: vinomanos.com)

Es una tendencia que se afirma en Argentina.  A la hora de elaborar vinos nuevos, algunos enólogos y bodegas ponen especial cuidado en buscar viñas viejas.

La razón es sencilla: La vid es una planta longeva que mejora la calidad de sus frutos con el paso del tiempo. Por eso, las viñas viejas u old vines, como las llaman en muchas partes mundo, son tan buscadas a la hora de definir estilos elegantes de vinos.

El portal vinomanos.com en plan de descubrir los secretos de las viñas viejas, aconseja apuntar a estos 10 recomendados:

  • Humberto Canale Old Vineyard Riesling 2017. La familia Canale no solo fundó la vitivinicultura patagónica a comienzos del siglo XX sino que escribió gran parte de su historia con vinos elaborados con añosos viñedos que aun hoy producen excelentes frutos. En homenaje a estas vides en 2010 lanzaron su línea Old Vineyard que ya cuenta con Malbec, Pinot Noir, Semillón y este Riesling que data de la década de 1960. Es un blanco de color cristalino con una aromática penetrante que se apoya en la fruta blanca y flores con dejos cítricos. En boca es tenso con rica textura algo untuosa que se afirma hacia un final prolongado y elegante.
  • La Linda Old Vines Malbec 2015. No es extraño que aquellas familias que llevan años en el vino sean también las responsables de poner poner en valor las viñas viejas. Los Arizu, sin ir más lejos, tiene un tesoro en viñedos. Justamente con una selección de una de sus propiedades más longevas de Vistalba elaboran este Malbec de estilo clásico para su marca de vinos jóvenes, La Linda. Es complejo en aromas, con buena fruta roja madura y especias, además de roble que aporta a un paladar amplio, buen cuerpo y textura tersa.
  • Proyecto Las Compuertas 1914 Malbec 2016. Luján de Cuyo ofrece un buen número de viñas viejas porque fue el centro de la producción de calidad durante el siglo XX. Hoy esos viñedos resisten el avance de la urbanización de la mano de algunos productores, como sucede con Héctor y Pablo Durigutti, quienes en 2007 adquirieron un viñedo de 1914 para evitar su erradicación. En claro agradecimiento a esta movida, esas viejas viñas les permiten elaborar uno de los mejores vinos de Las Compuertas, un Malbec que fermentan en huevos de hormigón y luego crían en fudre. Color violáceo brillante con aromática compleja que se vale de cerezas, ciruelas y arándanos que se entrelazan con especias y ahumados. En boca es terso y sabroso con taninos moderados y mucho sabor frutal.
  • El Esteco Old Vines 1958 Criolla 2016. Recuperar viñas viejas y cepas de larga tradición se ha convertido en una sana costumbre del noroeste argentino. En Cafayate, Salta, Bodega El Esteco inició este camino hace ya tres años con cuatro varietales provenientes de añosos viñedos. De ellos el más sorprendente y referencial de esta línea es el tinto elaborado con uvas Criollas plantadas en 1958 en cercanías de la bodega. Un vino de color cereza con tonos de clarete que aromáticamente es pura fruta roja fresca con dejo vegetal mientras que en boca resulta etéreo y fresco. Un vino que apela a la sencillez con buen sabor y volumen. Un vino singular que seduce a los paladares más curiosos.
  • Altocedro Reserva Old Vine 2015. El enólogo Karim Mussi es uno de los productores que mejor conoce La Consulta, en San Carlos, Valle de Uco, porque su familia lleva años afincada en esta región que hoy despierta entusiasmo. Entre sus vinos siempre se luce su Reserva cuyo secreto es estar elaborado a partir de una selección de viñas viejas –promedian los setenta años– vinificadas de la manera más tradicional, una verdadero homenaje a la región y a viticultores de la misma. Así nace un vino que despliega aromas intensos con una crianza que sirve de telón para las frutas negras y rojas, y el paladar es carnoso, de rica frescura y andar envolvente.
  • Luca Malbec Old Vine 2015. Entre los vinos que Laura Catena elabora bajo el nombre de uno de sus hijos se encuentra este Malbec proveniente de un longevo viñedo de La Consulta, San Carlos, Valle de Uco. Preciados por Catena, alcanzan buen equilibrio en su producción, factor ideal para vinos de guarda. Y así es este tinto que en primer impacto se muestra austero con aromas de fruta madura y vainilla de roble. Al paladar es atractivo, con entrada algo golosa, paso refrescante (el toque consultino, sin dudas) y de taninos delicados. En su final está lleno de sabor.
  • Riccitelli Viejos Viñedos en pie Franco Malbec 2015. Matías Riccitelli elabora en su pequeña bodega familiar de Las Compuertas, Luján de Cuyo, algunos vinos realmente curiosos. En este caso, rescata plantas viejas de Malbec que no fueron injertadas, es decir, algo que casi no existe en el mundo. Se trata de un corte de Las Compuertas y Vistalba con La Consulta, Valle de Uco. Un Malbec que resulta complejo en aromas, herbal, especiado, frutas rojas, roble, al paladar ofrece un paso curioso, con buen jugo y sabor, intenso, aunque de taninos apretados. Vino de estilo clásico con ideas nuevas.
  • Lagarde Primeras Viñas Cabernet Sauvignon 2014. A partir de la identificación de diferentes polígonos para el viñedo la Jacintana de Perdriel, Luján de Cuyo, nace este Cabernet Sauvignon que rescata vides más antiguas de esta finca, un verdadero tesoro para la bodega Lagarde. El enólogo Juan Roby es el encargado de convertir los frutos de estas viñas en un tinto de color rubí profundo con aromas de frutos negros, trazos balsámicos, especias y hierbas silvestres. En boca es jugoso gracias a un frescura intensa con buen cuerpo y taninos redondos, amables. Es largo y muy elegante con cierto guiño de sobriedad.
  • Riccitelli Old Vines Semillón 2017. En este caso, Matías Riccitelli se encontró con un viñedo plantado hace ya cincuenta años sobre los suelos limosos característicos de Río Negro. Aun cultivado en pie franco, este cuartel cuenta con Semillón, Malbec y un interesante Merlot del que no abundan las botellas. En cuanto al único blanco de la saga se destaca por su color amarillo pajizo con reflejos que pueden virar a cobrizos, aromas complejos de miel y especias junto a flores blancas y un dejo tropical maduro. En boca es amplio y sabroso con acidez eléctrica que realza sus sabores y aporta vivacidad. Una curiosidad muy interesante de buscar.
  • Colomé 1831 Malbec 2015. Este nuevo Malbec salteño está elaborado con viñas viejas, las más antiguas de la Estancia Colomé, ubicadas a 2300 metros de altura. Según cuenta en la casa, las viñas del año de fundación de la bodega. En cuanto al vino, se trata de un tinto expresivo con las típica aromática de altura que despliega caudal de especias y hierbas entrelazadas con los frutos rojos. En boca es intenso, jugoso y envolvente con taninos firmes que dan cuenta de un gran potencial de guarda.
2018-09-19T16:35:42+00:00

Leave A Comment