En la campaña comercial de maíz 2019/20 en Argentina, se estima que más de 1,5 MTns del cereal serían utilizadas para producir bioetanol, lo que permitiría elaborar cerca de 587.000 m3 del biocombustible, creciendo un 2,9% interanual.

La nota de Franco Ramseyer, en el Boletín de la Bolsa de Comercio de Rosario, entre otras cuestiones apunta;

  • «el sector de los biocombustibles ha presentado un notable crecimiento en Argentina en los últimos años, luego de que se sancionara la Ley de Biocombustibles N° 26.093 en el 2006. En su artículo N° 8, esta ley establecía por primera vez una tasa de corte obligatoria de nafta con bioetanol, fijada en el 5%, con vigencia a partir del año 2009. Durante los tres primeros años de su implementación, 2009, 2010 y 2011, la producción de etanol utilizó como insumo exclusivo a la caña de azúcar, industrializándose en plantas ubicadas en el complejo azucarero del Noroeste argentino. Recién en septiembre de 2012 comienza a producirse bioetanol a base de maíz en la provincia de Córdoba, y más adelante en el mismo año en la provincia de Santa Fe. De esta manera, se logró encadenar un eslabón más en el agregado de valor de la región núcleo, la zona más álgida en la producción maicera argentina, logrando establecer nuevas fábricas de un alto nivel tecnológico que permitieron generar puestos de trabajo de calidad en la Pampa Húmeda». 
  • «Del 5% original, la tasa de corte obligatoria aumentó, mediante dos resoluciones, al 10% y al 12% en los años 2014 y 2016, respectivamente, manteniéndose sin cambios desde dicho año a la fecha».

El informe completo se puede leer aquí.